Cómo debe cumplimentarse el registro de jornada para ser ajustado a derecho

black chair in front of turned on laptop

Comparte este post

Apreciados clientes, vuelvo otro día más para traerles información de interés, en este caso con el comentario de una sentencia que me parece interesante.


Desde que fue aprobada, allá en 2019, la normativa sobre el registro de la jornada diaria de los trabajadores, hemos traído temas en nuestro blog sobre esta materia, concretamente analizando cómo se realiza el registro de la jornada de los trabajadores, también a quién se aplica y a quién no este registro, o que medios pueden utilizarse para llevar a cabo el registro de la jornada.
Respecto a esta cuestión y en relación a los medios que pueden utilizarse para llevar a cabo el registro de la jornada, podemos señalar que la norma no establece una modalidad específica o predeterminada para realizar el registro diario de la jornada, solamente indica que se debe llevar a cabo día a día y contener el momento de inicio y finalización de la jornada.

Por ello, se entiende que será válido cualquier sistema o medio, en soporte papel o telemático, apto para cumplir el objetivo legal, esto es, proporcionar información fiable, inmodificable y no manipulable a posteriori, ya sea por el empresario o por el propio trabajador.

Sobre este tema se ha manifestado la Sentencia de la Sala Social de la Audiencia Nacional, de 15 de febrero de 2022, la cual nos viene a indicar cómo debe cumplimentarse este registro para ser ajustado a derecho y que analizamos en la presente entrada.
Según viene indicando la jurisprudencia, la firma del empleado en un documento en papel, sin más, no sirve como registro de la jornada, si ese documento no contiene los requisitos que establece la Ley.
Sobre este tema se ha manifestado la Sentencia de la Sala Social de la Audiencia Nacional, de 15 de febrero de 2022, la cual nos viene a indicar cómo debe cumplimentarse este registro para ser ajustado a derecho.


En el caso analizado, la Sala señala que la empresa no cuenta con un sistema de registro que acredite el horario concreto de inicio y fin de la jornada diaria de trabajo. Sólo dispone de una hoja en papel donde el empleado firma cuando toma el servicio, con los inconvenientes que ello supone para que dicha información pueda luego ser puesta a su disposición y de la representación legal de los trabajadores o de la ITSS, o para la conservación de los datos, por lo que el Tribunal entiende que ese procedimiento no cumple con los fines previstos en la norma legal.

A partir de lo anterior, la Sentencia señala que el sistema debe cumplir con las obligaciones establecidas en el Artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores, y fundamentalmente, lo siguiente:

  1. El horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora.
  2. La conservación por la empresa de los registros durante cuatro años.
  3. La puesta a disposición de los datos del registro a las personas trabajadoras, a sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Leer otras entradas

¿Te gustaría mejorar la gestión de tu negocio?

Ponte en contacto con nosotros.